Filósofos en la oficina: ¡el Jefe ha muerto! (Nietzsche)

“Muertos están todos los dioses; ahora queremos que viva el superhombre.”

Nietzsche

Ay, Friedrich, Friedrich, la que has liao. Cuántos dolores de cabeza y manías a profes has provocado. Será por decimonónico o por ese apellido fácil de decir pero difícil de escribir; pero no te preocupes, en cuanto llegan a la facultad todxs presumen de haberte leído y entendido.

¿Qué es lo que todxs recordamos de este filósofo? “Dios ha muerto”. Es una de las enseñanzas de Así habló Zaratustra. Con la muerte de Dios, nos encontramos libres de falsos valores e ideas y de ahí el nihilismo: estamos solxs y sin valores absolutos. Así, el Superhombre, Übermensch*, es aquel que crea sus propios valores, construye su verdad y acepta el eterno retorno.

*Aunque siempre se ha traducido Übermensch como Superhombre, “mensch” no tiene género.

Que los superhombres o suprahumanos me perdonen pero no voy a explicar nada más de su obra. Así que con solo esta pequeña, pequeñísima pincelada, ¿cómo sería Nietzsche si trabajase en nuestra oficina? Con su famoso bigote pasaría desapercibido en cualquier -aplazado- festival, desde luego.

Si nuestro amigo Friedrich se dedicase a la gestión de personas, mataría al Jefe, ese concepto de je fa zo. Ese jefe que no escucha, que se comunica a golpe de órdenes, que se guía por ideas desfasadas y que usa el hashtag flexibilidad, el almohadillaconciliación pero luego te quiere ver conectado en ese horario infernal, aunque no seas productivx. No, no, eso no le gustaría a Nietzsche. Sus Suprahumanos serían el/la líder que trabaja con, por y para su equipo. Esx que reconoce un gran trabajo y que sabe que las personas son lo primero.

Un buen liderazgo no solo mejora el ánimo con el que irán a trabajar cada colaborador/a, también la productividad global de la organización. Entonces ¿te apuntas a ser un buen líder y dejar de asustar a tus empleadxs? Coge el martillo nietzscheano y destruye tu lado más rancier. Porque lo peor que te puede pasar es no darte cuenta de que estás liderando mal. Se ha normalizado caer mal al equipo, ¿cómo voy a caer bien si soy quien da las órdenes? Pues es posible.

Y necesario.

Y relaja un poco con las órdenes.

Buena gestión

Según un reciente artículo de Bloom, Van Reenen, Stefan Bender, Stefanie Wolter y David Card -¿algún apellido impronunciable más en la sala? venga- lo que hace que las empresas sean más propensas a ser mejores es, fundamentalmente, las personas que las conforman. La buena gestión de una organización y la calidad de lxs empleadxs son el super like que buscas en Tinder. Tener gente talentosa es importante para el éxito de una empresa, pero si no hay detrás una buena gestión, las personas no rendirán tan bien como prometían sus habilidades. Es algo que ya nos podíamos imaginar pero que no todos los altos cargos aplican.

Cada persona en la organización debe poder identificar sus fortalezas, sus picos de productividad y sus prioridades. Así que para liderar bien confía en tu equipo lo suficiente como para no tener que decirle cómo hacer su trabajo a cada momento, sino a dónde debe llegar. Ellxs sabrán cómo ponerse en marcha y alcanzar la meta. Delega, amigui.

Reconocimiento

También hay un muy buen match entre el reconocimiento y la satisfacción laboral. 7 de cada 10 empleados que afirman haber recibido algún tipo de agradecimiento por parte de sus supervisores, dicen estar satisfechos con su trabajo. Sin ese reconocimiento, sólo el 39% lo afirma. Y no solo el reconocimiento tiene un efecto positivo en lxs trabajadorxs halagadxs, también tiene un impacto significativo en lxs compañerxs que ven el buen trabajo recompensado.

El reconocimiento es esencial si queremos tener un equipo motivado y eficiente y, además de unxs colaboradorxs más comprometidos y satisfechxs, su productividad individual aumentará.

Feedback

¿Cómo se da el reconocimiento? A través del feedback, indispensable en cualquier organización. Debemos alentar una comunicación abierta y honesta. Haz preguntas, invítales a que te hagan comentarios y escucha con atención. Puedes hacerlo de manera informal y a través de evaluaciones de desempeño, con informes dando solidez al proceso. 

Dar feedback nos ayudará a establecer una relación más estrecha con cada empleadx, lo cual no es que nos convenga para saber cuál es el último shippeo o con qué cera se fijan el tupé, sino que nos ayudará a resolver y prevenir problemas, identificar áreas de mejora, sacarle partido al talento…

Por supuesto, ten en cuenta que nada funciona mejor que el feedback positivo: si mencionamos las cosas que nos gustan de lo que están haciendo, sin duda seguirán haciéndolo así de bien e incluso mejor.

Confianza

Es la confianza la que transforma a un grupo de personas en un equipo.

Stephen M.R. Covey

Lxs empleadxs que confían en sus líderes se sienten más comprometidxs, sienten que la organización los apoya más y que cualquier proceso es más justo y transparente.

¿Cómo puedes generar confianza?

· Sé accesible.
· No te centres solo en los resultados. Primero preocúpate por las personas.
· Corrige los errores desde el apoyo.
· Haciendo lo que dices que harás. Tus palabras tienes que coincidir con tus hechos. Siempre.

Puedo asegurar y aseguro que durante la redacción de este post no he tenido que googlear si la z va antes o después que la s.

4 comentarios en “Filósofos en la oficina: ¡el Jefe ha muerto! (Nietzsche)

  1. MarCristal dijo:

    Pero la muerte de los Dioses no discrimina entre buenos y malos, para Nietsche murieron todos los Dioses o ídolos y punto. Según su concepción de la vida entiendo que rechazaría cualquier modalidad donde la humanidad estuviera mandada o restringida por cualquier patrono o jefatura, mas allá de que el jefe sea mas o menos tolerable o “copado”. Aunque en la vida moderna es difícil de imaginar porque donde no hay jefe hay clientes, a mi entender la única modalidad de trabajo que avalaría Nietsche sería la auto-gestión.

    Me gusta

    • Lucía Solla Sobral dijo:

      Sí, simplemente es un guiño humorístico, en ningún momento pretendo decir qué haría o qué pensaría el filósofo realmente, sería una locura.
      De todas formas, él criticaba fervientemente el cristianismo, pero entendía a Cristo como un hombre noble que al morir el Evangelio murió con él. Tampoco es mi intención comparar a los jefes con el cristianismo, evidentemente.
      Estoy de acuerdo contido, seguramente Nietzsche sería un freelance 🙂

      ¡Muchas gracias por leerme y por tu aportación MarCristal!

      Me gusta

Responder a Lucía Solla Sobral Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s